POESÍA A JUAN ARRESTÍA

POESÍA A JUAN ARRESTÍA

De Santa Fe vos viniste

y acá en Quilmes te quedaste,

aquí vos armonizaste

tu vida sentimental.

Se te agrandó tu arrabal

porque fuiste muy constante,

y te hiciste el caminante

de la noche oscura y fría

arrimabas la poesía

campaneando este lugar.

De Quilmes hiciste historia

en todos sus continentes,

vos nombrás a mucha gente

que por desgracia no están.

Pero siempre vibrarán

en tu memoria inaudita,

te recuerdo en la placita

de la estación, de purrete,

y pitando bién el pucho

junabas la calesita.

Así yo te conocí

un luchador, un bohemio

el tiempo te dio su premio

de cosechar tantos amigos.

La luna te dio su brillo,

el sol todo su esplendor,

sos el himno ruiseñor

de la barriada quilmeña,

por eso Quilmes te sueña

por ser poeta, ¡sí señor!

Qué don tenés vos, hermano,

que nos hacés recordar

esos tiempos que quizás

jamás podrán retornar.

Pero nos has de impulsar

pa’ que no muera la historia

te tendremo’ en la memoria

porque sos el verdadero,

hombre bueno, justiciero,

que acredita trayectoria.

Por eso “Juan”, yo recuerdo

todo aquello, que ha pasado

cuántas veces desolado

a aquello quiero volver.

Si yo pudiera tener

a mis viejitos queridos,

correr en esos baldíos

que había en la cajonería

cuando el morfi le llevaba

al viejo en la cervecería.

Por eso cuando nombrás

esas cosas tan humanas,

si hasta parecen macanas

que vos querés inventar.

Vuelva Quilmes a soñar

con esas calles porteñas,

que sus flores sean dueñas

de tu verso y de tu labia,

y hagamos de Rivadavia

la calle que siempre sueña.

Cuántas cosas sanas, buenas,

aquí quisiera expresar,

pero tengo que parar,

a mí no me da la ciencia.

Lo hago con la prudencia,

con el respeto que llevo,

soy amigo verdadero,

medio quedao para las citas,

¡Si a vos te comparo, “Juan”

al tango “La Cumparsita!”

Rubén Sada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.