PAZ… EL BIEN POSTERGADO

PAZ… EL BIEN POSTERGADO

La paz besa mi frente

al leer un poema de Machado

Me abraza, cuando admiro

la imagen del Quijote,

su hidalga postura

e historias trashumantes

Llega, me invade

al destellar girasoles

en cuadros de Van Gogh

y espiraladas estrellas

repintan el cielo de Arlés

¡Son tantos motivos!

como al atardecer

en nuestra campiña

mientras la brisa

mece el follaje

y un trinar de jilgueros

acaricia los párpados

del tiempo

Me invade,

al escuchar a Smetana

y sentir el reverbero

del Moldava en la corriente

Paz, meditación

Sonreír y otra sonrisa

en respuesta

Preludio de encantos

que fluctúan en el aire

cual sinfónicos acordes

de vida, esperanza y pasión

¡Pasión…por existir!

en armonía con “el todo”

desde el vuelo de una hoja

cayendo en el otoño

hasta páginas escritas

con la pluma de Cortázar

Es oír la humanidad

que al unísono canta

cuando un coro polifónico

el alma nos conmueve

Es nostálgica tristeza

que en mi se vuelve paz

al memorar episodios

de pasadas desdichas

Paz, junto al saber y la duda

Paz en mis procederes

logros y fracasos,

más un inmenso dolor…

inenarrable

al ver esquilmar la naturaleza,

el hambre que acosa

y un mundo desangrarse

entre infames guerras

y codicia

Hugo E. Leguizamón

(Taller Literario “Almafuerte”)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.