LA ARMADA ARGENTINA AUXILIÓ A UN BUQUE RUSO EN LA ANTÁRTIDA

LA ARMADA ARGENTINA AUXILIÓ A UN BUQUE RUSO EN LA ANTÁRTIDA

Operando en el marco de la Patrulla Antártica Combinada (PANC 2011/22)

La Armada Argentina, informó que el aviso ARA Bahía Agradable, que se encuentra operando como Buque de Servicio Antártico en el marco de la Patrulla Antártica Combinada (PANC 2021/2022), realizó la asistencia y maniobra de remolque al buque de investigación científica de bandera rusa Professor Logachev, el cual se encontraba varado y sin capacidad de propulsión en la bahía Lasserre, frente a la base polaca Arctowski, en la isla 25 de Mayo.

Siendo las 02:00 horas de la madrugada del día miércoles 2 de febrero de 2022, el aviso ARA Bahía Agradable recibió una comunicación telefónica proveniente de la estación marítima bahía Fildes, informando la situación y solicitando la asistencia inmediata a la embarcación mencionada.

En su carácter de Autoridad Nacional de Búsqueda y Rescate Marítimo, Fluvial y Lacustre dependiente del Comando de Adiestramiento y Alistamiento, la Armada Argentina, a través del Centro Coordinador de Búsqueda y Rescate SAR en Ushuaia, coordinó las operaciones para que el aviso ARA Bahía Agradable, que se encontraba navegando en el Mar de la Flota, a 50 millas náuticas (aproximadamente 92 kms.) del sitio del incidente náutico, se destacara en derrota directa en apoyo al buque ruso.

La unidad de la Armada Argentina, arribó a la bahía Laserre a las 04:30 horas y tras realizar una evaluación de la situación, considerar la posición en la que se encontraba la unidad rusa y analizar las condiciones hidrometeorológicas, realizó una maniobra de remolque que permitió liberar satisfactoriamente al buque “Professor Logachev”, que tiene 104,5 metros de eslora (largo), 16 metros de manga (ancho) y que cuenta con 29 tripulantes a bordo, entre ellos 12 científicos.

Al efectuar una exhaustiva verificación de la zona del siniestro y la superficie del mar no se detectaron daños materiales ni derramamiento de combustible.

En tal sentido, se realizó una inspección detallada del casco del buque ruso siniestrado, en coordinación con el capitán de la embarcación para descartar daños bajo la línea de flotación.

El buque  ARA Bahía Agradable, que ofició de rescatador forma parte de una serie de embarcaciones civiles compradas casualmente a Rusia.

Si bien oportunamente la decisión de su compra cosechó fuertes rechazos por tratarse de barcos remolcadores multipropósito con más de 40 años de antigüedad, su desempeño hasta el presente ha sido altamente satisfactorio.

Estuvieron destinados al apoyo a las campañas antárticas y al patrullado marítimo entre otras tareas.

Uno de los cuatro avisos rusos adquiridos por la Armada Argentina en 2015

Con matrícula militar A-23 el “Bahía Agradable” tiene una eslora de 81,37 metros una manga de 16,3 metros y un calado de 5,3 metros.

Su potencia de máquinas es de casi 7200 HP con sistema de posicionamiento dinámico dos hélices propulsoras y dos de maniobra en su proa y puede alcanzar una velocidad de hasta 15 nudos (27 km/h) y lo tripulan 30 miembros de la Armada Argentina de ambos sexos.

Cabe destacar que el ARA Bahía Agradable se encuentra desarrollando la tercera etapa de la Patrulla Antártica Combinada (PANC XXIII), que desde hace más de dos décadas realizan de manera combinada la Armada de nuestro país con la Armada de Chile, a fin de brindar un servicio de búsqueda, rescate, salvamento marítimo, control y combate de la contaminación, con el propósito de otorgar seguridad a la navegación, a la vida humana en el mar y contribuir a mantener las aguas libres de contaminación, al Sur del paralelo 60º Sur, en cumplimiento de lo establecido en el Tratado Antártico.

La nave científica del estado ruso Proffesor Logachev fue construida en el astillero de Black Sea Chernomoskiy Shipyard de Ucrania en el año 1990; su planta propulsora está constituida por dos motores Diesels MAN que totalizan los 7000 HP; uno de los cuales presentó fallas en su sistema de inyección originando la pérdida de control del buque.

La misión de la nave en el continente blanco es la de estudiar la geología del fondo marino, la búsqueda de minerales y el monitoreo ambiental.

En virtud del Tratado Antártico y al no haber ejercicio de soberanía plena por parte de los estados signatarios del mismo, las investigaciones de este tipo no necesitan autorización de ningún país, siempre y cuando no se realicen actividades militares, ensayos nucleares o actividades que impliquen daño al medio ambiente, la misión del Logachev es perfectamente lícita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.