LA LEYENDA DE LOS CUATRO DRAGONES

LA LEYENDA DE LOS CUATRO DRAGONES

 

El dragón es un animal mitológico de gran popularidad en China, siendo un ser profundamente asociado a la cultura y vinculado a las lluvias y al río. Además de la leyenda de la perla del dragón estos seres forman parte de otras muchas, incluyendo algunas que hacen referencia al origen de los principales ríos de China.

Dice la leyenda que antiguamente no existían ríos ni lagos en China, sino únicamente el mar. En él vivían cuatro grandes dragones: el Negro el cual adoraba volar por el aire, el Perlado el cual era dueño del fuego, el Amarillo enfocado en la tierra y el Gran Dragón que adoraba el agua.

Estos seres volaban y eran felices, hasta que un día vieron como en la tierra los seres humanos suplicaban a los dioses por la lluvia, sin la cual no podrían obtener cosechas para alimentarse. Los dragones, apenados, decidieron acudir al Emperador de Jade y le pidieron que hiciera llover. Este se irritó por su intromisión, pero prometió hacer llover al día siguiente y les dijo que volvieran al mar.

Sin embargo, ni al día siguiente ni muchos días después cayó una sola gota de lluvia, algo que aumentó la desesperación de la humanidad. Los dragones se entristecieron ante la falta de actuación del emperador y su despreocupación para con el hombre. Visto que el emperador no iba a hacerlo, los dragones decidieron pasar a la acción. El Gran Dragón propuso tomar el agua del mar y arrojarla desde el cielo para regar los campos, algo que los cuatro hicieron con premura.

Pero el dios del mar avisó al emperador de Jade, que se enfureció al no haber contado con su permiso y mandó apresar a los dragones. El emperador ordenó al dios de las montañas que pusiera una montaña sobre cada uno de ellos con el fin de aprisionarlos por siempre. No arrepintiéndose de sus actos, los dragones se transformaron los ríos Yangtzé, Heilongjiang, Huanghe y Zhujiang.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.