AÑOS Y ARRUGAS

AÑOS Y ARRUGAS

Dedicado a mi nieto Augusto,

cariñosamente, su abuela.

Con apenas tres añitos,

le dijo a su abuelita:

¡Cuántas arrugas tenés,

parecés una viejita!

Ella lo miró sonriente,

por la ocurrencia del niño,

al ver tantas en su frente…

le respondió con cariño.

¡Es una por cada año,

que la abuela ya cumplió!

Él se miró en el espejo,

y tres arruguitas descubrió.

Arruguitas de su sonrisa,

una a una, las contó.

Abrazó fuerte a su abuela,

de las arrugas, no le importó,

supo que fueron años,

que su abuela festejó.

María Bertilia Custodio 

18 de marzo de 2009 Taller Literario “Almafuerte”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.