LA CUEVA DEL DIABLO DE POTOSÍ

LA CUEVA DEL DIABLO DE POTOSÍ

Las buenas gentes residentes en la Villa Imperial de Potosí creen que la mancha oscura que se encuentra por el lugar es un rastro que dejó el Diablo tras estrellarse sobre la roca.

De acuerdo con la leyenda, antes de la intervención de San Bartolomé, en determinadas horas del día las personas que oían llamadas procedentes de la cueva se perdían en sus profundidades, para siempre. Otros cuentan que de ella salía un jinete que, corriendo a toda velocidad, no paraba hasta conseguir hacer pedazos a un desafortunado transeúnte.

Para remediar tan macabra situación los jesuitas tomaron acción. Colocaron la figura de San Bartolomé y pusieron una gran cruz en la cueva del Diablo para ahuyentar al maligno cuyos poderes todavía se encontraban en ella. Desde que se aconteció esta cristiana gesta en tiempos de la colonia, españoles, criollos e indígenas van cada año a celebrar su fiesta con gran solemnidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.