LAMENTO

LAMENTO

Acompasa la nostalgia

un tango bellaco que no cesa,

es adentro de la casa

donde el corazón no se aquieta.

Libre, vuela la purreta que danzó

indecisa a su manera.

Resuena el tango reo.

Indomable vaivén de la pareja.

Ella se besa con la angustia

-de jirones su pollera- y es nostalgia,

llanto, curda que marea el desencuentro.

Por ser mina, de alcurnia milonguera,

lo arrebata desde el cuello,

lo hace vibrar en la cintura,

recorrer la espalda, penetrar el tajo

-recordar que fue rufián en la vereda-

Se duerme entre lágrimas de olvido

-el tango lamenta su lamento-Elisabet Cincotta, de “De pie”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.