OPINIÓN

LA DURA LUCHA CONTRA LA INFLACION

Una de las variables que aparece como no controlada, o por lo menos muy difícil de controlar, es la de la inflación contra la cual se han adoptado medidas que en cualquier otra economía deberían comenzar a dar resultados mucho más importantes que las magras predicciones de caídas de decimos mensuales en un entorno de tasas que han superado hasta marzo los 4 puntos mensuales y que en abril todavía no indicarían un ajuste significativo. –

Uno de los grandes enemigos de las políticas antiinflacionarias, el déficit fiscal, a lo largo del primer cuatrimestre del año a por lo menos mermado casi hasta el nivel del equilibrio, esto ha traído una consecuencia directa sobre las políticas de emisión que se mantienen en niveles de restricción más que de expansión.

Las disparatadas tasas de interés, utilizadas con la doble finalidad de contener o más bien intentar contener le depreciación del tipo de cambio y de obligar a mantener los precios estables vía una fuerte retracción del mercado interno, tampoco han logrado su objetivo. –

Las políticas de consenso de precios con sectores de la industria y por parte del mismo Estado vía tarifas, no son más que los frenos hidráulicos que no pudieron evitar la tragedia de Once. –

Y entonces ¿qué queda por hacer cuando las medidas que se deben tomar se tomaron y no resultaron positivas frente al problema que hoy es el de fondo?

Quizás el secreto es que todo lo que se hizo es muy reciente, no lleva más de 6 meses en marcha, y si bien el ataque es masivo, también es cierto que fue adoptado no menos de un año tarde, y no tanto por convicción del Gobierno sino más bien por exigencia lógica de los organismos de crédito que vinieron en ayuda de la Argentina. No se puede frenar en 100 metros una locomotora que venía a 80 Km por hora. –

Existen sectores que siguen todavía reacomodando precios o que deben reacomodarlos por razones estacionales (por ejemplo, la indumentaria), hay razones culturales empresariales que obstaculizan la toma de decisiones rápidas, en muchos casos porque se sigue sin creer que todas las medidas antes expresadas se mantendrán en el tiempo. –

Y no hay que olvidar algunos datos externos, sumamente importantes a la hora de analizar los trasfondos del funcionamiento de las economías. El más relevante es el de la guerra comercial entre los tres más importantes actores económicos del mundo, EEUU, CHINA y la UNION EUROPEA. –

Esto ha producido efectos tales como que nuestro principal producto de exportación, la soja que bate records de cosecha, ha caído a su precio más bajo en 11 años, que los valores relativos de insumos importados necesarios para la producción industrial se hayan encarecido más allá de nuestras posibilidades de manejo por la guerra de aranceles desatada. –

Lo máximo que podemos esperar es que el tema que nos ocupa los índices inflacionarios de abril, que, a la fecha de escribir el presente, aún no se conocen, muestren un ligero descenso respecto de los de marzo, que esa tendencia se vuelva a repetir en mayo respecto a abril y que recién en junio nos acerquemos a la barrera del 2% mensual. –

No podemos esperar mucho más en los próximos meses en esta materia, porque comienzan a recuperar algo de terreno los ingresos de la población, vía los ajustes para jubilados (entre marzo y junio reciben un 23.5% de incremento). Los sectores de la actividad privada muestran en los primeros convenios cerrados incrementos del orden del 43% y con cláusula de ajuste por inflación desde abril a fin de año, al igual que algunos sueldos estatales especialmente provinciales, con lo cual se frenará la caída del consumo, e incluso se recuperará levemente, lo que automáticamente se traducirá en los precios de los productos de consumo masivo. –

Y, sin embargo, con toda la gravedad de la crisis económica actual, el futuro sólo nos permitirá esperar una muy lenta recuperación, porque los desajustes han sido demasiado importantes en la vida económica de la Argentina a lo largo de los últimos 50 años, donde se pretendió vivir en un mundo de fantasía a partir de la creencia instaurada desde los distintos Gobiernos, de que el nuestro es un país rico, cuando realmente para poder serlo, se necesita mucho mayor esfuerzo. –

Las economías como la de Grecia, Portugal, incluso la española, han tenido que soportar políticas de privaciones económicas de casi una década antes de estabilizarse, lo cual indica que, si nosotros lo lográramos en un trienio, recién ahí aquella afirmación eufemística del país rico se convertiría en realidad. –

DR. ADOLFO HUGO CHIAPPE

“Yo solo quiero contarte un cuento…”

Hace treinta años, una febril idea surgió en la imaginación de quién suscribe. Pero ese pensamiento estaba enfrascado en la mente de aquel pibe pueblerino de la década del `60. Aquel que de niño se deslumbrara por las voces extrañas que surgían de una “radio a capilla” o un “combinado” vetusto que engalanaban los comedores de las casas bajas de aquel poblado bonaerense.

Aquellos sonidos que diariamente salían por las ventanas y que cualquier transeúnte se deleitaba al pasar de puerta en puerta. Así de chico, le fui tomando cariño a la profesión que durante gran parte de mi vida me ha acompañado y seguramente me cortejará hasta la morada final.

¿Si he sido feliz compartiendo mi vida llena de transmisiones? Definitivamente…SI.

Allá por esa década del 60 en que era un niño de pantalones cortos, me arrimaba a los entretenimientos de mis mayores y compartía muchas de sus distracciones, y la radio era sin duda, la principal. Y allí me metía en los personajes de los radioteatros del mediodía, sin saber que ese formato fuera por aquellos tiempos, el momento del mayor “rating”, -palabra desconocida-. Y cuántas veces me asusté al ver llorar a mi madre y compungirse a mis tías al “revivir” los hechos de aquel “…allá va el Tape Lucena” o de “Moreira, el salvaje”. Y así queda en la memoria juvenil, la presentación de “La injusticia me hizo macho, la pampa me dio el coraje y grito a los cuatro vientos… Yo soy…Moreira el salvaje”.

Aun llegan a mi recuerdo sensorial, la presentación de las compañías de Héctor Bates, Pichirica, Audón López con su “negro Faustino”, Juan Carlos Chiappe y tantos otros. Si algo se destacaba era la bondad de “la viejita”, la decencia del “bueno” y crueldad del “malo”. Y luego acompañar a mamá al viejo teatro Coliseo adonde exhibían la obra los protagonistas del radioteatro. Y no olvidar como le tiraban cosas al “actor” maldito al bajar de un colectivo desvencijado. Aún me acuerdo la anécdota contada por mis mayores cuando a «Fachenzo, el maldito», lo fajaron en una de sus giras por el interior. Simplemente porque el radioteatro generaba eso, amor y odio por los personajes encarnados en esas voces extrañas.

Yo, nací en esa época maravillosa en donde la radio fue la expresión más importante de la Argentina.

Por eso cuando me preguntan ¿Cuándo fundaste la radio? Sólo respondo esto, cuando Rina Moran y Beba Vignola alegraban la conducción del Fontana Show dirigido por un joven locutor al que todos llamaban, simplemente “Cacho”. Cristal nació cuando Héctor Larrea nos introducía en las alocadas emisiones de “Rapidísimo” o el “gordo José María Muñoz nos hacía apreciar el fútbol como si lo viéramos en la propia cancha.

Luego llegó la prohibición los temas musicales y de opinión vedados. Y se llamó censura.

Pero hace 30 años, luego de un acallamiento de ideas, y ante la imperiosa necesidad de decir, hablar, contar, gritar, cantar… surgió la idea de ¿Por qué, no? Una radio de barrio, algo que permita al vecino decir lo que no pueden. Al maestro o al intelectual, o al artista, o al trabajador o al deportista exponer su trabajo. Al hincha del equipo del pueblo escuchar el relato deportivo.

Para eso me perfeccioné, estudié, y pude desarrollar docencia. Transitar aulas del ISER, compartir con grandes empresarios, periodistas, comunicadores, locutores y técnicos me formó.

Y así con tremenda humildad y respeto, un 15 de marzo de 1989 emite por primera vez la radio FM Cristal en la frecuencia de 98.1 MHz. Los 30 años posteriores, ya son parte de la historia regional.

Me quedo con la definición más bonita que me otorgó alguna vez Héctor Larrea, “la radio es ese frasquito donde se encuentran las fragancias más bonitas”

Lic. Jorge A. Leal

“Los gritos e insultos no hablan de mí”

“En política sucede como en las matemáticas: todo lo que no es totalmente correcto, está mal”
Edward Kennedy


El discurso del Sr. Presidente Mauricio Macri el 1 de marzo, dando inicio a las sesiones ordinarias del Parlamente
argentino, dejó muchas frases para reflexionar.
Si bien la mayoría de los argentinos estamos pasando por una inestabilidad financiera, y el más pícaro de los opositores
podría responderle al mandatario, con “es la economía estúpido” parafraseando a Bill Clinton en 1992; lo que hicieron en
el congreso fue altamente denigrante. Le suman votos al oficialismo y son consecuentes a su política.
Rápido de reflejos Macri, les respondió con mucha altura “Los gritos e insultos no hablan de mí, hablan de ustedes. Yo
estoy acá por el voto de la gente”.
Realmente dan pena.
No estoy muy de acuerdo con la presión tributaria, la mayoría tampoco. Han pasado tres años del inicio de su mandato y
verdaderamente muchas de las promesas de campaña no se cumplieron. El pueblo ha dicho basta. Está cansado. Pero, del
otro lado…
“La pobreza tiene que ver también con la libertad y dignidad perdida. La pobreza estructural empieza a bajar cuando
el Estado termina con el clientelismo y el uso político de los pobres”. Muy política la frase sobre todo en épocas
electorales. Pero este gobierno no sólo no la bajó, sino que la aumentó (a la pobreza). Lo que indica que algo no hizo bien.
Tampoco los opositores.
Y cuando hablamos de los opositores, tenemos que entender que son los mismos que nos llevaron a esta situación.
Se enojan cuando hablan de herencia recibida. Está bien, pasaron tres años y dos meses pero, la enorme deuda social era
escondida bajo la alfombra.
Muchos protestan porque hay miles de planes y además porque tres generaciones los siguen recibiendo. Varios de ellos
son extranjeros. No es xenofobia, pero por algo viven en Argentina.
Salud gratuita, educación, gratuita, extrema libertad y enciman les pagan. Alguna vez un cubano me dijo, “que bueno en
Argentina te pagan por no trabajar”, eran épocas del gobierno anterior; ahora también.
Como no supieron bajar los índices de pobreza, aumentan los valores de AUH.
“No hay futuro posible sin energía. Nos hicieron creer que la energía no valía nada. Si seguíamos así, el que no tenía
conexión a luz y gas, jamás la iba a tener”. Habrá que hacerles entender a las cientos (o miles de PyMES) que dejaron a
muchísimos trabajadores en la calle por no poder pagar las tarifas de gas o luz. Ejemplo, Cooperativa El Progreso.
Sin hablar de Du Pont, Invista, etc. etc. A nuestro distrito le sobran muestras.
Habrá que recorrer las sucursales de EDESUR o METROGAS y los vecinos llorando por no poder pagar. O rogando para
que le den 10, 15 o 20 cuotas para abonarlos.
Macri dice “Soy el primero en saber lo que han sido estos últimos meses. Cuánto dolor, cuánta angustia. Yo me hago
cargo de ella. Por eso le digo: vamos en serio, vamos con coraje, vamos en serio”.
En estos dos meses aumentaron el transporte, el agua, la electricidad, los útiles escolares, el inmobiliario, los municipales
y tantos más. Y Macri lo sabe.
El coraje va de la mano de los estados de ánimo y de una buena alimentación. Y me parece…
Abraham Lincoln decía “Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo
todo el tiempo”. Y ya a este pueblo no se lo engaña fácilmente.
Coincido con el colega Alcadio Oña cuando dice que la Argentina “es ese país donde el índice de precios aumenta en un
mes, lo que otros tan cercanos como Brasil, Chile, Perú y Bolivia tarda un año o un año y medio en aumentar”.
Claramente habla de inflación. Algo que este equipo económico (el mejor de los últimos 50 años) no pudo y no supo
dominar. Sr. Presidente, hágase cargo, desde que asumió lleva un 250% de inflación.
El ministro Dujovne le susurra al oído que la inflación bajará a partir de marzo (igual estiman un 35% anual) y que la
desocupación mermará. ¿Alcanzará para revertir el humor social?
Macri se relame, si va a un ballotage, recordará a quienes lo denigraron “Los gritos e insultos no hablan de mí, hablan
de ustedes”.
“La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos”

Periodista Louis Dumur