FUTURO ESCENARIO CLIMÁTICO PARA LA ANTÁRTIDA


Editando este artículo, el presidente de la Fundación Marambio, recordó que durante el año 1967 cuando estaba realizando el curso pre-antártico, uno de los alumnos le preguntó al profesor si llovía en la Antártida, todos ante esta pregunta se rieron y el científico comento jocosamente, «allá el agua hay que hacerle» y este articulo nos muestra que el Cambio Climático está realzando muchas modificaciones sobre el Continente Blanco.
Que caiga más agua y menos nieve en la Antártida puede generar consecuencias catastróficas para la reproducción de los pingüinos.
El futuro incremento de las lluvias en la Antártida generará consecuencias catastróficas en la reproducción y crianza de los pingüinos.
La reciente investigación «Presente y futuro de la precipitación en la Antártida» publicada en la Revista Geophysical Research Letters (GRL), presentó resultados asombrosos respecto al escenario climático que enfrentará el continente blanco. Actualmente en esas latitudes, las precipitaciones líquidas (lluvia, llovizna o chubascos) son excepcionales.
Sin embargo, para el año 2100 la intensidad, cantidad y frecuencia de estos hidrometeoros aumentará significativamente.
Si las emisiones de los gases efecto invernadero siguen en niveles altos, en 80 años más, la lluvia puede aumentar hasta en un 240 % en la Antártida.
Como consecuencia de ello, sería más expedito el derretimiento de las capas de hielo y como si eso fuera poco, el incremento del nivel del mar sería más abrumador en todo el mundo.
Para llegar a estas concusiones, tuvieron que medir las precipitaciones en la Antártida, que es todo un desafío.
El equipo de investigadores recopiló el registro de precipitación de 10 estaciones meteorológicas, las cuales se encuentran distribuidas en todo el continente.
Adicionalmente, se generó un reanálisis atmosférico, cuyas simulaciones y observaciones intentan entregar información que abarque una mayor superficie.
De esta manera, lograron concluir que los mayores montos de lluvia ocurrían en las costas y Península Antártica y en esta última, se observó un aumento de los valores de precipitación líquida entre los años 1955 y 1999.
Sin embargo, desde el 2000 al 2015, las cifras disminuyeron considerablemente.
Los científicos atribuyen este aumento y disminución a la constante variabilidad natural que experimenta la Antártida.
Que los montos de agua caída incrementen en la zona central sería una noticia fantástica.
Pero que esta condición meteorológica ocurra en lugares remotos del mundo, es un escenario desfavorable para la biodiversidad.
Los más afectados son los polluelos de los pingüinos Emperador y Adelia, las plumas que cubren su piel no es impermeable y al estar bajo un clima frío y ventoso, pueden llegar a congelarse.
La etapa de reproducción se vería fuertemente deteriorada, ya que los pingüinos anidan en las costas de la Antártida, por ende, tendríamos otra especie en peligro de extinción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *