ETSA Y EL DEMONIO IWIA

Iwia era un demonio que solía atormentar a la comunidad Shuar en la selva. Un día devoró a todos los miembros de una familia con excepción de un pequeño niño (Etsa). Éste lo llevó a su guarida en donde lo crió y le hizo creer que era su madre.

Etsa, creció y su tarea era la de proveer pájaros a Iwia como postre. Un día se percató de que ya no quedaban más aves en el bosque y se hizo amigo de una paloma llamada Yapankam.

Ésta le contó lo que había sucedido con sus padres y le dijo que la manera de devolver las aves a la selva era la de introducir las plumas en la cerbatana y soplar. Así hizo Etsa y decidió matar al demonio para liberar a las aves de su yugo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *